27 septiembre 2016

Una cajera evita que encapuchados roben un banco en Munaypata



Un informe preliminar de la Policía establece que ocho sujetos encapuchados intentaron este lunes atracar una agencia del Banco Sol en la zona de Munaypata. El hecho no pudo consumarse gracias a la acción inmediata de una cajera que se encerró dentro de la bóveda para evitar que los delincuentes ingresen a este lugar para sustraer el dinero.

“Esto ha pasado en el Banco Solidario de la zona de Munaypata a las 08.24 de la mañana, ocho personas que han ingresado a este centro bancario y tras reducir al personal de seguridad intentaron llevarse dinero, pero una de las cajeras inmediatamente ha ingresado a la bóveda y se ha encerrado por consiguiente el robo no se ha consumado”, dijo el coronel Jaldiveck Escobar, de la Fuerzas Especial de Lucha Contra el Crimen, en contacto con Radio Compañera.

Los atracadores escaparon de la agencia bancaria utilizando distintas arterias adyacentes para distraer la acción de la Policía, que llegó al lugar minutos después.

Escobar confirmó que el policía que prestaba seguridad en el banco fue golpeado al ser reducido y que el mismo fue trasladado a un centro de salud para su atención. Una de las cajeras también fue maltratada, pero ninguno reviste gravedad.

El SIN abre nueva agencia en la zona de Miraflores



El Servicio de Impuestos Nacionales (SIN) inauguró una agencia en la zona de Miraflores, ciudad de La Paz, con el propósito de ampliar su atención al contribuyente con servicios como la plataforma multimedia, procesos de inscripción, control de obligaciones tributarias e información sobre los beneficios de la Ley 812.

La nueva agencia se encuentra en la calle Estados Unidos casi esquina Guerrilleros Lanza, a pocos pasos de la plaza Villarroel, y se suma a la infraestructura que la Administración Tributaria está poniendo al servicio del contribuyente en las ciudades de La Paz, El Alto y Santa Cruz.

En la agencia trabajarán 13 servidores públicos; seis de los cuales, atenderán en el área de recaudaciones y plataforma multimedia, es decir, procesos de inscripción, padrón biométrico, etc

A junio, las reservas internacionales cayeron el 11%



El Banco Central de Bolivia (BCB), a través de su portal digital, informó que hasta el primer semestre del año las Reservas Internacionales Netas (RIN) llegaron a 11.609 millones de dólares. La cifra representa un 33% del Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia.

Sin embargo, desde diciembre de 2015, hasta junio de 2016 se evidencia que las RIN de Bolivia han disminuido el 11%. De acuerdo con el BCB, esto se debe a menores ingresos provenientes de la exportación de gas por la baja de precios internacionales del crudo.

“Al 30 de junio de 2016 las RIN del BCB alcanzaron los 11.609 millones de dólares, cifra menor en 1.446,9 millones con relación a diciembre 2015”, señala el boletín electrónico del BCB.

No obstante, la variación cambiaria tuvo una revalorización positiva de 389,9 millones de dólares y se generaron ingresos por la inversión de las reservas internacionales por 83,2 millones de dólares, remarcó el BCB.

Conformación de las RIN

El informe señala que el 63,9% de las RIN están representadas en oro; el 15,7% en euro; el 5,5%, en renminbis chinos; el 2,5%, en dólares australianos; el 2,4%, en dólares canadienses y los derechos especiales de giro llegaron al 2%.

El déficit comercial del país asciende a $us 748 millones



Entre el periodo enero-agosto de 2016, el valor de las ventas bolivianas al exterior-descontando las reexportaciones y efectos personales- bajó $us 1.383 millones, es decir, un 23%, comparado con el mismo periodo de 2015, señala un reporte del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

El informe da cuenta de que las importaciones (sin efectos personales) registraron un descenso de $us 872 millones, es decir, un 14% menos.
Cabe mencionar que, en agosto de 2016, las exportaciones y las importaciones registraron una caída del 6% y 13%, respectivamente, comparativamente al mismo mes del pasado año.

Entre enero y agosto de 2016, el déficit comercial de Bolivia representa ya el 72%, es decir, 748 millones de dólares.

Durante el periodo enero-agosto de 2016, los cinco principales mercados destinatarios de las exportaciones bolivianas fueron: Brasil, con un 20%; Estados Unidos (16%), Argentina, con un 12%; Colombia (10%) y China (6%) concentrando estos el 64% de las exportaciones globales.

El estudio del IBCE también enfatiza que los cinco principales proveedores del país fueron China con un 19%; Estados Unidos (10%), Argentina (9%) y Perú 7%, entre todos hacen un 63% del total importado / HHG

25 septiembre 2016

Los sectores ven deterioro de la actividad económica



La Cámara Nacional de Industrias (CNI), la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz (Fepsc) y la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) alertan al Gobierno sobre un deterioro de la actividad agroindustrial.

El primero en reaccionar fue la CNI, que señaló que la industria manufacturera actualmente se encuentra con pérdidas de competitividad por el masivo contrabando e importación de bienes manufacturados y por el incremento de los costos laborales.

Refiere que entre enero a julio de 2016 aumentó un 30% el cierre de empresas industriales manufactureras, esto es, en 2015 cerró una industria por día y a julio de 2016 cerraron 1,3 industrias por día, de acuerdo a datos de Fundempresa.
“El segundo aguinaldo resta competitividad a las empresas legalmente constituidas frente al contrabando y la informalidad. Proponemos que se anule”, señala un informe.

Luis Barbery, titular de la Fepsc, aseguró que hay una desaceleración de la economía originada por la caída de precios, sequía y modificaciones cambiarias en los países.
“La inversión pública requiere ser complementada por incentivos para vigorizar la inversión privada de la misma forma que el mercado interno necesita ser complementado por las exportaciones. De confirmarse el pago, la mayoría de las empresas estará en serias dificultades para cumplir este compromiso”, agregó.

El panorama más sombrío lo vive el agro. La CAO dijo que los subsectores no podrán pagar ese beneficio.
El líder de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina, sostuvo que obligar al pago del segundo aguinaldo, cuando gran parte del sector público y privado no están en condiciones de hacerlo, sería un suicidio político y económico para el Gobierno.

Cómo salvar al capitalismo de los propios capitalistas

De vez en cuando hay que rescatar al capitalismo de la depredación de los capitalistas. Sin restricciones, el mundo empresarial se convierte en monopolio, la innovación en la búsqueda de rentas. Los intrépidos "perturbadores” de hoy en día crean los convenientes cárteles del mañana. El capitalismo funciona cuando alguien exige que cumpla con las normas de la competencia; y a los capitalistas exitosos no les agrada mucho la competencia.

Era obvio que Theodore Roosevelt había comprendido esto cuando, como presidente de EEUU, implementó la Ley Sherman contra los titanes industriales a principios del siglo XX. De ahí en adelante, la legislación antimonopolio, o de competencia, ha servido -ocasionalmente de manera efectiva, a veces no tanto- para proteger los intereses de los consumidores y así legitimar las ganancias de las grandes empresas. El presidente estadounidense Ronald Reagan, difícilmente un izquierdista, presidió la desintegración de AT&T.

Bajas recaudaciones

La tecnología y la globalización han cambiado las reglas del juego. Las actividades transfronterizas de las empresas más grandes del mundo obstaculizan el mantenimiento de la igualdad de condiciones. La globalización ha multiplicado las oportunidades para evadir impuestos, y la competencia fiscal entre los países ha diluido la voluntad política de defender la competencia dentro del mercado. Los temerosos políticos nacionales están reacios a enfrentarse a los gigantes globales y a sus ejércitos de adinerados cabilderos. Sí, les gustaría que estas compañías pagaran un poco más de impuestos, pero no tanto como para que amenacen con llevarse las inversiones y los empleos a otros lugares. Los consumidores y los contribuyentes menos privilegiados son los perdedores. Y también lo es la economía de mercado.

Ahora entra a la escena la Comisión Europea. Margrethe Vestager, la comisaria de competencia de la Comisión, ha estado en las noticias últimamente después de haberle ordenado a Apple que pagara 13.000 millones de euros en impuestos atrasados al Gobierno irlandés. Si eso aparenta ser una cantidad exorbitante, debiera medirse contra un estimado de 215 mil millones que Apple mantiene en el extranjero, más allá del alcance de las autoridades fiscales.

Tras una larga investigación, Vestager concluyó que los laberínticos acuerdos fiscales con el Gobierno irlandés le otorgaban a Apple ventajas que no estaban disponibles para otras empresas y, por lo tanto, socavaban la competencia al infringir las normas de ayuda estatal de la UE. Vestager declaró que la compañía había estado pagando una tasa de impuesto de tan sólo 0,005%, aunque Apple refuta esa cifra y está disputando el fallo.

El fabricante del iPhone no es la única compañía en la mira de la Comisión. De hecho se están realizando investigaciones acerca del impacto sobre la competencia de los acuerdos fiscales de Starbucks, Amazon, McDonald’s y el dueño del mercado Google.

Sería un eufemismo decir que estas empresas están "molestas” por las investigaciones. El banquero John Pierpont Morgan pensó que podía tratar al presidente Roosevelt como un igual. Con un cierto grado de la misma indignación moral, Tim Cook, el director ejecutivo de Apple, arremetió contra la decisión de la Comisión Europea tildándola de "basura política”. Qué importa que Apple encauce ingresos a través de entidades "sin país” que no rinden cuentas ante ninguna autoridad fiscal. Cook parece creer que su negocio opera en un plano superior al que ocupan los simples políticos o reguladores. El Gobierno simplemente debería quitarse del medio. En mi opinión, Apple fabrica elegantes e ingeniosos aparatos digitales, pero esto difícilmente le otorga un estatus especial.

Google, como Apple, siempre insiste en que es una compañía escrupulosa en el cumplimiento de sus obligaciones fiscales legales. Lo que esto pasa por alto es que las responsabilidades de las empresas van más allá de la estricta adhesión al código legal. Las sociedades en las que prosperan los mercados son las que otorgan respeto a una más rica complejidad de convenciones y normas. Puede ser legal que Google, por ejemplo, reduzca al mínimo su factura de impuestos procesando las ventas del Reino Unido a través de una filial irlandesa. Pero no es así como debe actuar un buen ciudadano. Además invita a una reacción populista. Como dijo Roosevelt: "Cuando la riqueza agregada exige lo que es injusto, su inmenso poder sólo puede enfrentarse con el poder aún mayor de la población en conjunto”.

Hasta ahora, los políticos han sido los más afectados por las insurgencias populistas de las democracias ricas. Pero detrás de estos movimientos se encuentra un profundo descontento público con la globalización y con el comportamiento de las grandes empresas. Ya se trate de Donald Trump en EEUU, de Marine Le Pen en Francia o de Beppe Grillo en Italia, el credo populista es el nacionalismo económico: el sistema está amañado, así es que hay que erigir barricadas contra el capitalismo global.

Empresas lejos del control

La percepción pública es que las empresas que cosechan las recompensas de la globalización están fuera del alcance de las normas que aplican a los demás. Todas las inseguridades de la globalización recaen sobre los ciudadanos comunes y corrientes. Los populistas explotan la decreciente fe en el mercado. Su remedio -su "cura mágica”- es un mayor control estatal.

Siempre habrá líderes de negocios fieles a la tradición de los capitalistas inescrupulosos que piensan que la suya es una vocación superior y que la política democrática es, bueno, "basura”. Ellos encuentran apoyo entre los libertarios y los "literalistas” del libre mercado que creen que la única función de la empresa es maximizar las ganancias.

Roosevelt no era un socialista. Su opinión era que el capitalismo requería legitimidad. Solamente prosperaría en el largo plazo si era visto como estando a favor del bienestar de los ciudadanos de la nación. Esto es tan cierto actualmente como lo era entonces. Es demasiado pronto para otorgar la autoridad de Roosevelt a Vestager. Pero todos los que apoyan la economía de mercado liberal que hizo posible el éxito de Apple, Google y otras compañías similares deberían estar aplaudiendo su valiente esfuerzo para restablecer el equilibrio.

(c) 2016 The Financial Times Ltd. All rights reserved.

SIN realiza operativos de control en seis ciudades



El Servicio de Impuestos Nacionales (SIN) realizó ayer operativos de control en centros comerciales de seis ciudades del país, donde se exponen televisores, celulares, lavadoras y otros productos.

Cerca de 1.500 servidores públicos de la administración tributaria se movilizaron para realizar los operativos de control y verificar que los centros comerciales entreguen facturas por las ventas efectuadas.

“Este es un control formativo, no se harán clausuras. Cuando una tienda vende algún producto se genera una ganancia y una parte beneficia al país con el pago de los impuestos”, declaró ayer el presidente del SIN, Mario Cazón.

Los trabajos de control y verificación se efectuaron en el mercado Huyustus, calle Eloy Salmón y adyacentes de la ciudad de La Paz, además de las ciudades de El Alto, Oruro, Santa Cruz, Cochabamba y otras.

En el transcurso del año, la entidad recaudadora ya realizó más de 100.000 operativos a escala nacional para verificar la emisión de facturas.

Producto de ese tipo de acciones, el presidente del SIN indicó que las recaudaciones del Impuesto al Valor Agregado (IVA) se incrementaron 8,6% hasta agosto.

Twitter / Bolsa_BBV